lunes, 29 de abril de 2013

DE "EL IDIOMA SECRETO", de María José Ferrada


(...) Quería un idioma
para nombrar nuestros recuerdos.

Un idioma secreto con palabras de pájaros y colmenas. Un idioma de higos.

Pasé todo un verano buscando las semillas 
para construir ese alfabeto.
Y ese fue también el último verano de mi abuela.

Vinieron días y días de silencio
luego de que mi abuela se convirtiera en mariposa.

Pero llegó la primavera
y comenzó otra vez
la marcha de los caracoles al ritmo de los brotes.

Entonces pasó.
Nuestra memoria floreció de pronto
en las nubes,
en el viento,
en la historia del manzano.
(...)